Pruebas y validación. Una vez que constatamos en nuestros propios animales y en nuestro ejercicio profesional que no afectaba la productividad, sino por el contrario resultaba en beneficio de ésta, se validó con una prueba comparativa de producción en el Centro de Enseñanza, Investigación y Extensión en Producción Porcina (CEIEPP) de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la UNAM, en donde se demostró que se bajaban los costos de alimentación en más del 30%, sin deterioro en la salud ni en la calidad de los cerdos.

También se corrió una prueba de identificación del virus de Diarrea Viral Bovina a partir de ultrafermentados (nuestro producto) a partir de medir el efecto citopático y con inmunofluorescencia.

Con Apoyo del Laboratorio de Diagnóstico de Virología de la FMVZ-UNAM y del Centro Nacional de Servicios de Diagnóstico en Salud Animal (CENASA), obteniendo como resultado que a las 24 horas post-inoculación de las muestras tratadas no se encontró el virus y en las muestras sin tratar sí se aisló, y se demostró que era viable, ya que al inocularlo a conejos, provocó efecto citopático en las células. Posteriormente, para confirmar la ausencia viral, se corrió una prueba de identificación de secuencias virales a partir de las muestras utilizadas en la prueba anterior, aplicando una prueba de Reacción en Cadena de la Polimerasa (PCR, por sus siglas en inglés), en donde no se encontraron rastros del virus de Diarrea Viral Bovina en las muestras inoculadas de la primera prueba, lo que confirma la efectividad de nuestro proceso para eliminar patógenos. Ambas pruebas estuvieron a cargo del Dr. Humberto Ramírez, Investigador del Departamento de Microbiología e Inmunología de la FMVZ-UNAM.