Es un proceso patentado y rentable que:

  • Crea beneficios de tipo ecológico al reducir la contaminación que los residuos orgánicos generan
  • En la actividad pecuaria, al reducir los costos por alimentación
  • Sociales, porque conserva el ambiente, genera fuentes de empleo e incentiva la producción de alimentos de buena calidad

Estos beneficios justifican su implementación, además de las ventajas técnicas como su fácil instalación, poco manejo y rápidos resultados. El ofrecer un tratamiento de bajo costo para el uso razonable de los residuos alimenticios, la reducción en costos de producción en unidades de producción pecuaria y la generación de empleos, asegura que pueda ser un proyecto que se haga extensivo y se mantenga en el tiempo beneficiando a las generaciones presentes y futuras.

Las tecnologías que se utilizan actualmente para la transformación de residuos orgánicos, son tardadas, requieren de mucho espacio, manejo constante, algunas muy contaminantes y caras. Entre estas tecnologías se encuentran el composteo, la incineración, la deshidratación y la lombricultura, que también son esenciales para el manejo de los desechos orgánicos en general.